Cosas que cambian luego de la primer intimidad en una persona

Uncategorized 991 Visitas

Tanto para los hombres como para las mujeres, el primer acto que van a tener en su vida con alguien significa mucho, ya que no hay posibilidad ni manera alguna en toda la eternidad de cambiar ese hecho, si estamos por primera vez con alguien, esa persona, lo haya hecho bien o mal, lo hayamos amado o no, será por siempre el primero, por eso, muchas veces es más importante para las mujeres que para los hombres, quienes tan sólo quieren hacerlo.

Pero más allá del hecho de que a las mujeres les importe más y sean mucho más cuidadosas con quién están, ya que quieren que sea especial, por más que no estén toda la vida con esa persona, hay algunas cosas que cambian en ellas luego de pasado todo el show

Tu cuerpo reacciona de diferente forma a las distintas fases del ciclo de la respuesta que el de tu pareja. Es importante que sepas cuáles son esas diferencias, porque eso te da las armas para hacer más intensa tu relación, y podría ayudarte a identificar las señales de cualquier problema que se presente.

Una pareja que se acopla bien en el baile es algo digno de admirar: ambos se mueven al ritmo de la música, dan los pasos adecuados y hasta parece que pueden adivinar y anticipar los movimientos del compañero.

Esa compenetración no se improvisa por más aptitudes que se tengan, se perfecciona. Pues bien, la relación amorosa es algo parecido a un baile en el que ambos conocen los pasos y se acoplan a la perfección. Los movimientos no tienen que ser idénticos, sólo hay que saber cuándo esperar o cuando acelerar, o dejarse llevar… todo en el momento debido.

Como las sinfonías, el ciclo tiene sus etapas o fases. ¿Sabes cuáles son? Son exactamente cuatro: la excitación, el plateau (meseta), el acto y la resolución. Tanto los hombres como las mujeres experimentan estas fases, pero a un ritmo diferente, por eso no siempre alcanzan el plus al mismo tiempo.

La intensidad y el tiempo de la respuesta varía según la persona, y el conocer esas diferencias te ayuda a comprender mejor las reacciones de tu cuerpo y el de tu pareja, y a intensificar la experiencia.

Por lo general el ciclo completo en la mujer dura unos 15 minutos, mientras que el hombre puede llegar a la mejor parte mucho más rápidamente, entre 3 y 5 minutos. Por eso no hay que desesperarse ni pensar que no se está haciendo algo de forma adecuada si la pareja no puede alcanzar el punto al mismo tiempo.

Cosas que cambian:

 

Lima: Es probable que tengamos muchas preguntas: ¿qué le ocurre a mi cuerpo cuando me siento sexual?, ¿todas las personas experimentan placer sexual de la misma manera?, ¿cómo es la experiencia de placer sexual en la mujer respecto de la del hombre? Esperamos que la siguiente información responda algunas de estas preguntas.

Tus senos crecen: La excitación ocasiona que tus senos se hinchen. Obviamente no vas a subir de talla de bra, pero se verán más uniformes. Lo malo es que el efecto se va después del acto.

Pierdes el asco: ¿Te ha pasado que hay ciertas cosas que juraste jamás hacer, pero aún así las intentaste alguna vez? Un estudio descubrió que cuando estamos excitadas, es menos probable asquearnos por cosas que nos desagradarían en otra situación.

Te sonrojas: ¿Has notado que tu piel luce mejor unos momentos después de tener sexo? Cuando estamos excitadas, nuestro pecho y mejillas pueden llegar a enrojecerse, además de que estás haciendo bastante ejercicio.

Todo te excita: Los estudios han descubierto que cuando estás excitada, es más fácil que te excites con otras cosas que no solían interesarte. Si alguna vez has tenido alguna fantasía extraña, sabes de qué estamos hablando.

Te dan ganas de orinar: Si alguna vez has sentido ganas de orinas durante el sexo, no tienes nada de qué preocuparte. De hecho, ¡significa que él está haciendo algo bien! Supuestamente, cuando nuestro punto G recibe estimulación, se siente como si tuvieras ganas de ir al baño aunque no sea así.

Tu vagina se expande: Si te pones a pensarlo unos momentos, no debería ser posible que un pene entre en una apertura tan pequeña. Lo que está pasando es que al excitarnos, el útero sube, lo cual alarga la pared vaginal.

Tus labios cambian de color: ¡Obviamente nos referimos a los labios vaginales! Cuando estamos excitadas, no sólo la vagina se expande, sino que los labios se hinchan y cambian de color. En mujeres que no han tenido hijos, cambian de rosa a rojo y después de haber tenido hijos, cambian de rojo a morado.

Los “ruidos”: Seguro ya sabes a qué clase de ruidos nos referimos. Son aquellos que suenan como si expulsaras aire por otra parte de tu cuerpo. ¿Es normal? ¡Claro que sí! ¿Es malo? ¡Por supuesto que no! Puede ser una experiencia un poco embarazosa, pero simplemente es un poco de aire que se quedó atrapado dentro de tu vagina. En lugar de verlo como algo incómodo, ¡velo como algo gracioso!

 

Compartir

Comentarios